fbpx

Por: Diana Aguilar 

¿Cómo leer la participación ciudadana en razón de los estallidos sociales?

En el marco de lo que hemos denominado Encuentros de la Tribuna y con el objetivo de responder a nuestra pregunta orientadora, en respuesta a la causa del mes de mayo (participación ciudadana), el pasado 12 de abril y como miembro del equipo de la revista Tribuna Cultural, tuve la oportunidad de conversar con los integrantes de la barra futbolera La Nación Verdolaga y dos proyectos adjuntos a su organización; a saber, Comunicaciones la Nación y con la líder de la mesa de mujeres, para conocer acerca de su lectura sobre la participación del barrismo social en los denominados estallidos sociales de los últimos años.
La participación ciudadana, debe ser entendida como la manera activa de cuando la ciudadanía se involucran en procesos no sólo de toma de decisiones públicas, sino también las que son de aspectos culturales, artísticos y pedagógicos que tienen repercusión en sus vidas; de modo que facilita la intervención de las agencias individuales y colectivas en la injerencia de asuntos sociales permitiendo el seguimiento, evaluación, diálogo, acceso a la información y la mejora continua para ejercer control social.
Por lo anterior, y para contribuir con el análisis y la discusión en torno a la promoción de la participación ciudadana, queremos exponer al barrismo social y sus propuestas en búsqueda de la paz.

Comunicaciones La Nación, Nación Verdolaga y la mesa de mujeres de la barra.

Comunicaciones La Nación es un medio de comunicación y organización social futbolera popular, autónoma e independiente que expone criterios, sentimientos y pensamientos a partir de las dinámicas diarias del hincha de la organización futbolera Nación Verdolaga; donde se promueven contenidos audiovisuales escritos y sonoros dando origen al trabajo social y el respeto por los Derechos Humanos dados en contextos futboleros, culturales, sociales y artísticos con un enfoque de paz y respeto por la vida.
Su representante, Cristian Sánchez le extendió la invitación a Gabriel Camacho, integrante de la barra Nación Verdolaga barra de fútbol del equipo Atlético Nacional en Bogotá y a Natalia Alvarado, líder del proceso de mujeres en la Nación Verdolaga quien además hace parte del Programa Goles en Paz 2.0, programa de barrismo social cuyo objetivo es promover la convivencia y el diálogo de las organizaciones futboleras dentro y fuera del estadio.

Foto tomada de archivo de Facebook de Oficial Nación Verdolaga Colombia 

En la conversación que tuvimos, articulamos cada una de sus apuestas de participación incidente, dado que, lo que buscan estos liderazgos es transformar el pensamiento de esos jóvenes desde la exigibilidad de los derechos humanos, a través herramientas como el fanzine, la radio alternativa y el trabajando articulado con otras organizaciones futboleras para que se puedan evitar las violencias que han caracterizado el mundo de las hinchas en el fútbol.
De ahí a que, “desde el ejercicio de comunicación que venimos trabajando hace más de 10 años, empezamos a ver que los jóvenes integrantes de la barra futbolera empiezan, por ejemplo, a perder la vida por el consumo de sustancias psicoactivas y no hay una consciencia de hasta qué punto se sale de control el consumo y terminan en un acto violento o mucho peor, en perder la vida o perder la libertad”, manifiesta Cristian, refiriéndose al motor de sus intervenciones para que los jóvenes no vean en la pasión futbolera una identidad violenta, sino que transformen esa rabia y descontento en expresiones desde la comunicación multimedial.

Estallido Social y participación colectiva

Dados los últimos acontecimientos de movilización social denominados Estallido Social y que encuentran bastante motor en la juventud, es menester preguntarse por la participación del barrismo social y su propuesta contributiva en la mejora del panorama social del país.
De modo que, entre todo lo que se puede decir del estallido resaltaremos su carácter contra cultural; es decir, las ollas comunitarias, la descentralización de los lugares de manifestación hacia las periferias urbanas y la considerable exposición de las colectividades excluidas y marginales que desde el barrismo social fueron entendidas como reflejo de sus propias dinámicas.

“El estallido Social es un proceso acumulativo de muchísimos años, seguramente muchos integrantes de las barras han participado en las movilizaciones, pero hasta estos últimos años vimos cómo las organizaciones empezaron a participar conjuntamente a partir de ver que la institucionalidad pasó por encima de la movilización social”. Apunta Gabriel.

En ese sentido, entender la participación ciudadana debe comprenderse como un proceso social que posibilita la relación de la sociedad civil y los gobiernos, que de acuerdo o no, deben comprender que movilizarse es participar y que la generación de espacios y mecanismos para ello, permiten la reivindicación de hacer sentir su voz en aras de intereses colectivos de bienestar y desarrollo. De la exigencia de un cambio por mejorar ciertas condiciones que son transversales a lo político, como lo social, lo ambiental, lo cultural y las expresiones de solidaridad y de cuidado que evidencian las transformaciones de los rituales de la protesta, sus sentidos y de la ciudadanía misma.
“Hay un mensaje claro y es que nuestra lucha es por la vida creo que no podemos permitir que más jóvenes pierdan la vida en ningún tipo de movilización, no podemos permitir que pierdan la libertad por expresar lo que piensan, a que más madres se le sigan llorando a sus jóvenes, porque salieron a movilizarse y resultó muerto o apareció en el río”, puntualiza Cristian.
Y es que la participación vista en las movilizaciones recientes, apunta al límite al que la mala gobernabilidad ha llevado a los jóvenes a decir ¡basta!, a exigir un cambio, a movilizarse desde la toma de escenarios físicos y simbólicos y proponer una transformación desde la comunicación, el arte y la cultura para trascender la denuncia de forma crítica e incidir positivamente en el país y la sociedad equitativa, pacífica y pluricultural que nos merecemos. 

Foto tomada de archivo de Facebook de Oficial Nación Verdolaga Colombia 

Trascender las propuestas, extender los escenarios de paz.

 “Los acontecimientos ocurridos desde hace dos años, nos han permitido fortalecernos en muchos aspectos, la pandemia nos alejó de nuestra cotidianidad, del estadio y de las carreteras al encerrarnos en la casa. Eso hizo que muchísima gente que estaba apartada de nuestro proceso empezara preguntarse: bueno, yo me he gastado la vida trabajando, he dejado de hacer lo que me gusta, qué puedo hacer ahora por mi país”, expone Gabriel.
Por tal motivo, acciones como las de Comunicaciones La Nación en las que utilizan herramientas informativas para poder dar un mensaje en medio del caos y la desinformación, donde se sabe que la persecución es por dar a conocer la verdad de las situaciones en diferentes de partes del territorio, su acompañamiento a los jóvenes ha sido fundamental para que se expresen y se sientan acompañados en la creación de contenidos y de procesos de comunicación alternativos y de que están siendo partícipes del cambio y las acciones propositivas.
O como lo comentaba Natalia respecto a la renovada participación de las mujeres dentro de la barra y fuera de ella, desde el empoderamiento y las propuestas de formación y de desaprender comportamientos enquistados y problemáticos que reproducen violencias en bucle y que no estamos dispuestas a seguir protagonizando.
La idea de seguir apostando a la construcción de paz y a la movilización social desde los proyectos comunicativos, sociales y feministas deben promoverse desde la articulación de todas las organizaciones para dar respuesta a lo que nos planteamos: una sociedad en la que la diferencia sea posible desde el respeto, la defensa de los derechos humanos, la promoción de escenarios de participación y la exposición sin censura de las condiciones sociales en las que viven muchas comunidades y que hay que revertir.
Por tales motivos es que estamos empeñados en proponer diálogos significativos que nos permitan tejer entre los procesos sociales y populares y la apuesta comunicativa la construcción y amplificación de nuestra Red Colaborativa, en caminada a la construcción de públicos pacíficos y críticos donde ejercer el trabajo colaborativo que nos oriente expresarnos sin perjuicio a ser señalados negativamente.

Foto tomada de archivo de Facebook de Oficial Nación Verdolaga Colombia 

Les invitamos a conocer más de las propuestas que desde estás organizaciones se proyectan, entre ellas su podcast Nación Verdolaga Radio, la revista La Paz Necesidad Nacional y muchas más que irán conociendo por medio de la difusión que desde la revista hagamos para incentivar la participación efectiva de todos y todas.
Recuerda que este encuentro se ha realizado gracias a la conformación de la Red Colaborativa que, desde el Programa de Membresía de Tribuna Cultural, busca desarrollar un periodismo participativo con contenidos exclusivos que contribuyan a la diversidad de voces y a la contribución de todos sus miembros. Porque ‘Acá Tú Sumas’.

El Programa de Membresía 2022 es gracias al apoyo de la Alcaldía Local de kennedy y su programa «Es Cultura Local 2021» y a la Fundación para el Periodismo Gabriel garcía Márquez con su programa «Crece Digital 2021».

Puedes leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo cultural. Haz parte de Tribuna Cultural. Súmate como Miembro de la Tribuna acá.

También puedes leer:

Artista de la semana

Sociales Peligrosos: El parche a la calle

Por: Diego De La Rosa Según cifras arrojadas por la Corporación Nacional de Micronegocios, a julio de 2021, se perdieron alrededor de 710.000 microempresas en Colombia en el marco de la aguda crisis económica a raíz de las restricciones por Covid 19. Esto generó un...

leer más

Editorial del mes

EDITORIAL MAYO

A finales del mes de mayo en Colombia se llevará a cabo la elección presidencial, sin duda un evento democrático que debe ser visto con lupa dados los acontecimientos de los últimos años; a saber, la pandemia, la ineficiente implementación del acuerdo de paz, el...

leer más

Más Cultura

Gracias a nuestros miembros el trabajo periodístico que hacemos es posible.