Seleccionar página
Vándalos

#Opinión – Foto por: @valennnntina

Director y fundandor de la revista Tribuna Cultural.  Por: Diego Felipe Martínez Mayorga

A propósito del Día Mundial de la Libertad de Prensa que se celebra cada año el 3 de mayo declarado por la UNESCO, quiero exponer el rol de los medios de comunicación en Colombia y su responsabilidad con la verdad y la ciudadanía. En el marco del Paro Nacional citado para el pasado 28 de abril en protesta a la Reforma Tributaria propuesta por el Gobierno Duque y su ex Ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla; se ha escuchado masivamente hablar de VÁNDALOS, un término que sobresale más que los verdaderos intereses del pueblo y sus necesidades.

Esta palabra que viene sonando no sólo desde las movilizaciones actuales, sino cada vez que hay protesta de cualquier tipo en Colombia, estigmatiza la movilización social y desvía el foco de atención y el debate de por qué se protesta en el país, en donde gran parte de la responsabilidad es de los medios de comunicación hegemónicos. Recordemos que el derecho a la protesta social en Colombia está consagrado en el Artículo 37 de la Constitución Política y dice: “Toda parte del pueblo puede reunirse y manifestarse pública y pacíficamente. Solo la ley podrá establecer de manera expresa los casos en los cuales se podrá limitar el ejercicio de este derecho”. Dicho esto, es deber y función de los medios de comunicación masificar las voces de las personas, entendiendo a la prensa y el periodismo como el cuarto poder, encargado de ejercer control y veeduría a los estamentos y gobiernos de turno desde la democracia.

En ese orden de ideas, es responsabilidad propia de los medios de comunicación lo que se dice, lo que se expresa y el impacto negativo que esto pueda tener en la sociedad. Partiendo de acá tendríamos que analizar cuál sería el objetivo de tratar todo bajo la lupa del término ‘VANDALISMO’, teniendo en cuenta el fin mediático de plataformas “informativas” como revista Semana que hemos visto como sus noticias y trabajo periodístico va más encaminado a lavar la imagen del gobierno de turno y de un movimiento llamado Uribismo, o el reciente caso ocurrido con noticias RCN, en donde sacaron una noticia falsa frente a las protestas ocurridas en la ciudad de Cali, haciendo alusión a un festejo del pueblo que nunca existió, y que al día siguiente vimos como salió el director de Noticias RCN José Manuel Acevedo a modo de fe de erratas a intentar arreglar la desinformación emitida.

La palabra VANDALISMO según la Real Academia Española (RAE) se define como: “Espíritu de destrucción que no respeta cosa alguna, sagrada ni profana”. Partiendo de acá, tendríamos que definir, quienes serían realmente esos VÁNDALOS; si bien no estamos de acuerdo con la violencia, tenemos la responsabilidad de dar la información completa y en sus contextos justos y correctos. Es bien sabido que las protestas de todo tipo son sensibles a infiltraciones (del gobierno y de otros entes), personas que están ahí sin saber por qué, y quienes verdaderamente salen a la calle con sus objetivos claros; entonces ¿Por qué hablar de VANDALISMO cuando el sentido de la movilización social es otro? Yo creo que podríamos centrar el debate en la importancia de la expresión social de las personas en el contexto de una democracia, resaltar el sentir de un pueblo y de sus quejas y/o reclamos y claramente señalar a estos que hacen quedar mal o que tienen otros objetivos al desviar el sentido de la protesta. Siendo así, ¿Por qué recalcar en la palabra VÁNDALO? ¿Cuál es el objetivo de esto y desviar la atención y confundir en vez de informar? Si vamos a hablar de VÁNDALOS podríamos hablar que los hay de todo tipo: los de cuello blanco, los que negocian y trafican con los bienes públicos, aquellos que utilizan el Estado para sus intereses personales y económicos, aquellos que roban elecciones, aquellos que brillan por su desgobierno e ineptitud, aquellos que cometen actos de corrupción (gran problema de Colombia), entre muchos más que podrían entrar dentro de este concepto. Si es así ¿Por qué no hablar las cosas como son? ¿Qué objetivos tendrían los medios que manipulan la información?

El tema para este año en el marco de la celebración del Día Internacional de la Libertad de prensa es «La información como un bien común», y que importante hacer hincapié en esto, porque es responsabilidad nuestra, de los medios de comunicación contribuir a la democracia y ser veedores para el correcto desarrollo de un Estado de Derecho; asimismo, éste tiene el deber de garantizar el libre desarrollo de la actividad periodística en el país y velar por la seguridad de los y las periodistas en todo el territorio nacional. Toda vez que en Colombia se está convirtiendo en un riesgo ejercer la profesión teniendo en cuenta las últimas cifras arrojadas por la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), en donde el Estado colombiano ha utilizado sus armas, recursos y capacidad de intimidación contra los periodistas.

Es alarmante como se ha creado una operación de espionaje y de abuso desde la fuerza policial contra la prensa durante las manifestaciones, y es aún más preocupante la actitud displicente y estigmatizante por parte de algunos funcionarios del Estado. Algunas de las cifras, en los últimos cuatro años, dicen que han sido asesinados ocho periodistas y se han denunciado 618 amenazas, siendo Colombia el segundo país más letal del continente después de México para ejercer la profesión. Además, durante el año de la pandemia, y a pesar del confinamiento general, fueron amenazados 193 periodistas, un 10% más que en el 2019.

En Colombia existen diversidad de medios independientes que trabajamos día a día, según sea el enfoque periodístico, para contribuir a la construcción de país, al fortalecimiento de la democracia y a la consolidación de procesos sociales. Sea este día, el Día Mundial de la Libertad de Prensa, para hacer un llamado a la comunidad periodística y nuestro rol en Colombia; entender si como medios estamos trabajando para intereses propios y gobiernos de turno e intereses personales de quienes financian el trabajo o estamos dando un debate y un trabajo para la gente y el pueblo, a ese por quien nos debemos y se dice que es la base de esta profesión, como su nombre lo indica “Comunicación SOCIAL y periodismo”.

...

NUESTROS ALIADOS

REVISTA TRIBUNA CULTURAL

CONTÁCTANOS

(+57)  322 82754 13

info@revistatribunacultural.com

  POLITICA DE SEGURIDAD DE DATOS

× ¡Contáctanos!