Seleccionar página

MAFAPO: Aspiraciones de verdad y transparencia

por | Sep 13, 2021 | Movilización Social y Deporte

Por: Gabriel David Usma Muñoz

Probablemente la verdad no cure lo sucedido, tal vez aumente el dolor atado al luto u obstruya la capacidad de perdonar, aunque podría brindar paz a un dolor que ha perdurado desde lo sucedido. Quién sabe si llegará un alivio o nada cambie, y el persistente descontento se mantenga por lo abrumadora que ha sido la realidad con las Madres de Soacha, o mejor, Madres de los Falsos Positivos MAFAPO; para quienes la verdad es necesaria, precisa e irremplazable para evitar que vuelvan a suceder atrocidades como las que sus hijos vivieron.

Fueron 6.402 víctimas de ejecuciones extrajudiciales entre 2002 y 2008, “muertes ilegítimamente presentadas como bajas en combate por agentes del Estado”, como las nombra el informe del caso 03 de la Jurisdicción Especial para la Paz -JEP; hechos atroces que llevaron a las madres de esos jóvenes a reunirse en asociación y crear el movimiento MAFAPO, guiado por la insaciable búsqueda de la verdad y liderado por Jacqueline Castillo, directora, representante legal y hermana de Jaime Catillo, soldado abatido en Norte de Santander, reportado como guerrillero y desaparecido en 2008, según indica el informe de las autoridades.

La organización formada por madres que sufrieron la pérdida de 19 hijos que el ejército hizo pasar por guerrilleros abatidos en combate, busca un proceso de reconciliación, haciendo un llamado a los responsables a dar la cara y contar la verdad completa, con detalles y pruebas que contribuyan a garantizar a la sociedad que no se repetirá dicha situación.

El impacto de las acciones realizadas por la organización es fuerte y tienen gran acogida, su resiliencia les ha permitido superar momentos negativos en los que incluso vieron vulnerados sus derechos.

“En las audiencias de justicia ordinaria no teníamos derecho casi ni a respirar, era prohibido hasta mascar un chicle, no podíamos refutar ni intervenir en nada de lo que ellos estuvieran diciendo, hablaban las peores atrocidades de nuestros familiares y teníamos que aguantarnos o nos sacaban; mientras que con la JEP se ha llevado un mejor proceso, tenemos diálogos para controvertir los datos y preguntar a personas que han dado testimonio”, cuenta Jacquelin Castillo, recordando uno de los complicados momentos que ha vivido con MAFAPO.

Tomado de: BBC. Beatriz Méndez, madre de Weimar Armando

El proceso para ser escuchadas y apoyadas no les ha sido sencillo, hoy día tienen el apoyo de varias universidades y colegios dentro y fuera del país, realizan y las invitan a charlas que están cargadas de testimonios que permiten entrar en un momento de reflexión, se sensibiliza sobre la situación del país y se enfatiza en apoyar a los jóvenes de la forma que no lo hicieron con sus hijos y familiares, tratando de mejorar las condiciones de vida; es así como la acogida social ha ido creciendo, al punto de ser reconocidas a lo largo y ancho del territorio nacional, admiradas en el exterior y elogiadas por los medios.

Tal ha sido el progreso que ha realizado la organización que han tenido un reconocimiento público por El Centro de Memoria, Paz y Reconciliación en Bogotá, dándole el valor merecido a un trabajo que han realizado las madres por más de 10 años para conocer la verdad, contribuir a la memoria histórica y hacer justicia.

Para llevar a cabo sus actividades, transmitir un mensaje claro, contundente y positivo se han caracterizado por utilizar el arte como herramienta, sobre todo en lo fundamental que ha sido en la coyuntura del país; empapándola de sentimientos y expresiones en contra de las situaciones que están y han pasado en Colombia, dejando claro que es posible lograr un cambio.

“Es triste el panorama porque se siguen violando los derechos humanos en Colombia, se siguen cometiendo crímenes de Estado, desaparición forzada, es tan lamentable la situación los muchachos desaparecidos, los muchachos muertos a manos de la policía. Es lamentable todo, pero aun así nosotras nos mantenemos haciendo trabajos virtuales, presenciales en algunos lados y buscando justicia en estos hechos que se han cometido”, recalca Jacquelin mostrando el papel de MAFAPO durante las protestas y movilizaciones vividas debido al paro nacional.

Han realizado trabajos de pintura, tatuajes con los rostros de sus hijos que orgullosamente llevan retratados en sus brazos; además, han sido enterradas en tierra para tener una conexión más cercana con la madre naturaleza como símbolo de vida, acción que llevó a la realización de un libro que pronto saldrá y se llamará ‘Madres Terra’, mismo nombre que lleva la exposición de imágenes del Centro de Memoria, Paz y Reconciliación.

Tomada por: Carlos Saavedra
Madres Terra. Flor Hilda Hernández, madre de Elkin Gustavo Verano Hernández

El trabajo solidario siempre las ha rodeado, tanto así que organizaciones, colectivos e individuos en general se suman a su causa y convocan iniciativas que impacten y den cuenta clara de la dimensión de perder a familiares ejecutados injustamente y dados como bajas en combate. De allí parte su intervención y más reciente toma del espacio público, cuyo objetivo es plasmar las siluetas de las 6.402 víctimas de ejecuciones extrajudiciales en el pavimento de las vías más icónicas de Bogotá. 

La carrera 30 tuvo la oportunidad de mostrar la magnitud de los falsos positivos y hacer notar más allá de lo que ya se ha dicho, la realidad numérica (que sigue en aumento) y simbólica de siluetas de cuerpos a quienes fue negada su defensa e identidad y yacen sin vida en un imaginario territorio lejos de casa.

El asfalto de la Avenida el Dorado mejor conocida como la calle 26, también se vio plasmado de la intervención de kilómetros y kilómetros de longitud, que da cuenta de esta particular forma de tomarse las calles y todo lo que representan las siluetas de cuerpos de víctimas de crímenes de Estado al quedar inmortalizadas a modo de protesta y denuncia social; recordándonos la implacable frialdad de la guerra convertida en inimaginables y aterradoras cifras que convertidas en acciones de activismo artístico  resignifican y reinterpretan el ejercicio de la memoria y reconciliación

Otra de las acciones realizado por MAFAPO se llama ‘Tallar la memoria’, un trabajo en madera que plasma imágenes de los hijos, recuerdos de la infancia de las víctimas, procurando que cada tajo de madera cortado se lleve consigo el odio, la rabia y el dolor incomprensible que ha estado presente en cada una de las madres luego que perdieron a sus hijos.

“La idea era poder decir hoy trece años después de largos trabajos que se han hecho, cómo a través del arte se puede sanar, lo que ha llevado a tener un grupo de madres empoderadas que hoy en día hablan con más tranquilidad y de un proceso de reconciliación que es lo que queremos”, afirma firme la representante de MAFAPO.

Tomado de: Fundación Paz y Reconciliación. Calle 80 con carrera 30, mural ¿Quién dio la orden?

El proceso personal de vivir con el luto es complejo, se nota en su voz una sensación de vacío, un dolor incurable que seguramente en vida no termine, una situación que el destino las llevó a aceptar a las malas; son mujeres que quieren cargar con la responsabilidad de erradicar a como dé lugar del país acontecimientos como el de los falsos positivos, haciendo pagar a los encargados de esos ataques y mediando para que nadie viva el dolor que ellas han cargado por años.

“Me queda el remordimiento y el malestar que durante mi ministerio muchas madres, incluidas las de Soacha, perdieron a sus hijos por esta práctica tan despiadada, jóvenes inocentes que hoy deberían estar vivos; eso no ha debido pasar, lo reconozco y les pido perdón”, fueron las palabras usadas por el expresidente Juan Manuel Santos ante la Comisión de la Verdad.

Luego de 13 años sin un reconocimiento en el caso de sus familiares, lo que dijo el expresidente les da pie para averiguar con más ímpetu la verdad, por ello, insisten en que este es el escenario propicio para que se dé una reunión presencial con los altos mandos responsables y que reconozcan sus actos y pidan perdón en nombre de la honra de quienes mataron; para ello, les es fundamental la seriedad de los expresidentes y miembros del gobierno en aquellos años.

“De abonar que por lo menos reconozcan que ellos no eran guerrilleros, pero se empiezan a echar el agua sucia el uno con el otro, Uribe contradice a Santos y viceversa, hay muchas cosas que no aportan a una verdad plena, no han reconocido ni nos dan la cara”. Afirma Jackeline

Tomada por: Carlos Saavedra – Madres Terra. Ana Cecilia Arenas, hermana de Mario Alexander Arenas Garzón

“El mayor logro ha sido visibilizar estos hechos y demostrar que no fueron casos aislados como se habló en el 2008. Con el reporte de la JEP se demuestra que se trató de una práctica sistemática bajo una política de Estado que hoy en día niegan los expresidentes”, dice Jacqueline Castillo, orgullosa del alcance que ha logrado MAFAPO.

Es de admirar la labor realizada por las Madres de Soacha y los miles que se suman a su causa, como los artistas con los que se coordinó de forma espontánea, pero no menos juiciosa la toma que retrata la dimensión extensiva de los crímenes de las ejecuciones extrajudiciales.

 

Sus actividades están cargadas de sabiduría empírica cuya intención es forjar un mejor futuro en Colombia. MAFAPO tiene un espacio los viernes de 10 am a 2 pm en el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación en Bogotá, donde se puede tener contacto con ellas, sus luchas y reivindicaciones de mantenerse luchando por la verdad a través del arte y la pedagogía y anhelando la posibilidad de llegar al congreso para realizar un trabajo determinante en el que se tenga en cuenta las vivencias de las víctimas.

...

NUESTROS ALIADOS

REVISTA TRIBUNA CULTURAL

CONTÁCTANOS

(+57)  322 82754 13

info@revistatribunacultural.com

  POLITICA DE SEGURIDAD DE DATOS

× ¡Contáctanos!