Identidad no binaria: Aporte a la diversidad

Por: Gabriel David Usma Muñoz

En épocas donde la multiculturalidad, diversidad de género y los derechos humanos son más escuchados y empiezan a ser más importantes para las personas, las naciones promueven el respeto, la no violencia y la no discriminación, dándole valor a la subjetividad de la identidad; es así como Argentina se ha unido a países como Alemania, Nueva Zelanda, Australia, Canadá y Nepal en admitir un documento de identidad para personas no binarias, luego de varias peticiones y debates sobre el tema, aparece una opción acorde para quienes no se identifican con los hombres o las mujeres, convirtiéndose así en el primer país de América Latina en aceptar la medida.

El Documento Nacional de Identidad (DNI) y el pasaporte argentino contarán con la opción “X”, que se suma a la “F” de femenino y la “M” de masculino como categoría de selección de género. La medida ha sido considerada como un avance soberbio, debido a que da pie para empezar a ampliar los derechos civiles y mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos en el país, convirtiéndose en un modelo insignia a nivel mundial.

“Como toda decisión bisagra va a impactar en ámbitos políticos, sociales y culturales, habrá nuevos planes de cultura y arte, esto va a enriquecer el cine, la literatura, la música, creando nuevas maneras de leer, nuevas formas de comprender el mundo desde una mirada disruptiva, haciéndonos más justos e iguales”, afirma Nicolai López, militante de la organización política Buenos Aires 3D y parte del Ministerio de Defensa argentino.

Esta medida de implementar un documento de identidad donde se le da la libertad a la persona de elegir el género con el que se siente más allegado, es sinónimo de una lucha en contra de la discriminación y la violencia, aportando así a los objetivos por los que lucha el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidades en busca de una sociedad más justa e igualitaria, siendo este el primer y único Ministerio propiamente de la mujer en el país y el séptimo en el continente americano.

“Existen sectores conservadores y reaccionarios que quieren deslegitimar la decisión, la crisis por la pandemia ha hecho que aparezcan nuevamente en el país discursos de extrema derecha, xenófobos, racistas, discriminatorios y que Argentina esté a la vanguardia de estos hechos y empiece a reconocer derechos es la senda que convierte al país en ser un ejemplo, por lo cual lo ideal será seguir trabajando y generando más políticas públicas que beneficien a los derechos”, sostiene Nicolai.

Así como hubo disgusto en quienes van en contra de las medidas tomadas, los que apoyan la decisión se disgustaron por catalogarlos en la opción de género con una X, pues consideran que, aunque es un avance, la categoría puede tener otras formas de selección menos discriminatorias.

Argentina es un país pionero en defender, ampliar y garantizar derechos, pues ha permitido el matrimonio igualitario, estableció un cupo laboral a personas trans, dio el aval para el cambio de género en el DNI y despenalizó el aborto, siendo pasos trascendentales que lo diferencian de otros países del continente, incluso es de los pocos con tal enfoque y aceptación a comunidades LGBTI en el mundo.

“Esto es un aporte a la cultura y al desarrollo del país, cuando una persona tiene la libertad de auto percibirse y generar una identidad autodesignada, empezamos a generar una sociedad más igualitaria, más justa, una sociedad que avanza hacia una mejora. Lo que se necesita es que el Estado se mantenga presente para garantizar los derechos a los ciudadanos”, dice Nicolai, quien apoya y trabaja de la mano del Gobierno en mando, para ampliar cada vez más las garantías de los ciudadanos.

En Argentina el plan de Educación Sexual Integral (ESI) implementado como propuesta pedagógica que promueve conocimientos y enseñanzas entorno a comportamientos corporales, interpersonales y sexuales de niños, niñas y adolescentes, tendrá una potencialización con la medida de la diversidad de identidad, ya que se amplían los conocimientos que se les pueden brindar en estas etapas de desarrollo, haciéndolos conscientes de lo que conlleva la inclusión en una sociedad, permitiéndoles tomar decisiones con libertad y conocimientos más profundos.

“Este es un Gobierno que sigue levantando la bandera de los derechos humanos, se ha ampliado derechos y se busca seguir ese camino, por eso se quiere mejorar los derechos a las personas migrantes, este año está el plan empadronamiento electrónico, donde casi 400.000 migrantes podrán votar en las elecciones legislativas”, sentencia Nicolai, mostrando el propósito del país para ayudar en primera instancia a los extranjeros y luego si es posible en el resto del continente o incluso del mundo, construyendo una identidad plurinacional.

Al ser el primer país de Latinoamérica en hacer este tipo de implementaciones y apoyos a los derechos humanos, colectivos y prácticas poco visibilizadas, Argentina se convierte en un ejemplo para construir una sociedad justa que apruebe las políticas públicas, sin necesidad de desmanes estatales y destrucciones masivas para que el pueblo sea escuchado, a diferencia de la gran mayoría de  países del continente, allí, tal y como lo dijo la ministra de Mujeres, Géneros y Diversidades, Elizabeth Gómez, “como proyecto político es primordial ampliar y reconocer derechos”, ejercicio que conforma la identidad del gobierno en curso.

En Colombia las movilizaciones y marchas en contra del gobierno no cesan, ya que este no defiende los derechos humanos y tampoco muestra intenciones de progreso. La ciudadanía se ha llenado de negativismo ya que no ven medidas o alternativas de crecimiento como las que presenta Argentina; se siguen cerrando oportunidades al desarrollo cultural, la educación, el arte y el desarrollo y pensamiento político del país.

Las decisiones e instancias a las que lleva el desarrollo de los derechos humanos y el bienestar del pueblo en naciones como Argentina son dignas de admirar; analizándolo desde el caso local en donde se vive bajo leyes y reglas impuestas por un Estado al que no se le ve interés alguno por la mejora ni del país ni de sus ciudadanos, legislando y gobernando sólo para sus intereses particulares y negocios privados. Tristemente en Colombia se ven lejanas estas acciones que potencian a la sociedad y su desarrollo humano, desde aquellas voces que pregonan mucho y hacen tan poco.

...

NUESTROS ALIADOS

REVISTA TRIBUNA CULTURAL

CONTÁCTANOS

(+57)  322 82754 13

info@revistatribunacultural.com

  POLITICA DE SEGURIDAD DE DATOS

× ¡Contáctanos!