fbpx
Por: Paula Camila Hernández – Estudiante Universidad Distrital
Fotos por: César Barrero
El pasado 13 de marzo, el Salón Comunal Aloha, ubicado en la localidad de Kennedy, más exactamente en la calle 7a Bis 71a – 20, el lugar para diversos eventos de la comunidad, abrió sus puertas (o más bien su fachada) a la Revista Tribuna Cultural. Entre cánulas, rodillos, brochas y vinilos, inició la convergencia entre los artistas grafiteros y el equipo de Tribuna, los cuales conjuntamente velarían porque todo en la jornada saliera en orden, desde traer la escalera para poder pintar, hasta los refrigerios.

Tribuna Cultural lleva más de cuatro años moviéndose en el campo del periodismo cultural, sin embargo, se ha enfocado en la creación, gestión y participación de diversos proyectos culturales. En esta ocasión, de la mano de Es Cultura Local y la Alcaldía Local de Kennedy, se ha gestionado la intervención de la fachada del Salón Comunal Aloha en pro de la reivindicación del graffiti como un arte.

Tal como menciona Geancarlo Gravier, grafitero local: “entender que no son unos mamarrachos, sino que desde su concepto, siempre va a tener algo que expresar, para eso es el arte. En mi caso, yo creo que en el pasar del tiempo hay una transformación, desde ser entendido como tachones a una obra que transmite y genera cambios al expresarse en las paredes bogotanas, o al menos interrogantes.”

Mientras transcurría la jornada, los artistas recordaban sus inicios en este campo. Tanto como para Geancarlo como para Robert Medina, grafiteros con una trayectoría de más de 10 años, su pasión por pintar nace desde el hip-hop y ubican la esencia del graffiti justo ahí, desde la forma en que crearon su primer tag para llenar las calles bogotanas, hasta la participación en eventos culturales. Hoy en día, gracias a los proyectos del gobierno y procesos de los colectivos que han contribuido a las nuevas percepciones sobre el arte urbano, han logrado lucrarse de lo que les apasiona.

De esta forma, resalta Robert: “Hemos hecho varias intervenciones, ahí en Soacha, en Bogotá, en salones comunales, con colegios, donde la idea también es vincular a la comunidad. Si son de un colegio, que los niños también participen, darles a entender que el arte en general, ya no hablo de muralismo ni de grafiti, sino de arte, en general, puede ser una herramienta de transformación en la sociedad”

Para la revista, hacer graffiti en esta zona, como recalcó el director de Tribuna Cultural, Diego Martínez, hace parte de la conceptualización gráfica de los derechos culturales de los gestores, artistas, niños, niñas y adolescentes. Incentivando a la reflexión en torno a la representación de la población en la urbanidad, o, en palabras de Robert Medina, un espacio dónde converge el graffiti y muralismo en búsqueda de una visión transformadora de rayar las paredes, como le dicen coloquialmente.

Pasado el mediodía, se divisaban entre los trazos las primeras formas que quedarían consignadas en la pared, un niño sentado, un libro y el color rojo que lo rodeaba. El ambiente comunitario hace que la obra tenga un verdadero sentido, lo que cuenta es importante, sin embargo, la experiencia colectiva nutre el proceso y lo hace más ameno, mientras algunos vecinos se acercaban a preguntar, otros observaban desde lejos, también estaban los que deliberaban del significado y el resultado final entre ellos.

Más allá del impacto inmediato, Tribuna Cultural deja una consigna clara para la niñez de la localidad, y es que, la representación de la infancia también es importante en la intervención de los espacios públicos, sin dejar de lado, como menciona Diego Martínez, la importancia de las condiciones dignas de vida de los artistas y la transformación de la percepción del arte urbano, para que así mismo, la sociedad pueda “recibir lo mejor”.

Tribuna Cultural, siendo testigo y promotor de diversos espacios culturales, quiere ser más que un medio digital, buscando constantemente tejer vínculos entre la comunidad, mientras paralelamente abre espacios para la reflexión de la forma en que se perciben los espacios públicos y su intervención, exaltando el carácter del graffiti bogotano como un vehículo que lleva vivencias, luchas y denuncias.

También puedes leer:

Últimas Entradas

¿Y si Cabal llega a la presidencia?

Por: David Borda @unpolombianoLas implicaciones materiales de ‘la nueva derecha’ en el poder.Hace algunos días salió a la luz una entrevista de María Fernanda Cabal para El Espectador, en ella reafirma sus intenciones de lanzarse a la presidencia y señala que quiere...

leer más

Derechos Humanos

¿Y si Cabal llega a la presidencia?

Por: David Borda @unpolombianoLas implicaciones materiales de ‘la nueva derecha’ en el poder.Hace algunos días salió a la luz una entrevista de María Fernanda Cabal para El Espectador, en ella reafirma sus intenciones de lanzarse a la presidencia y señala que quiere...

leer más

Más Cultura

Gracias a nuestros miembros el trabajo periodístico que hacemos es posible.