Del discurso machista al enfoque de género en medios de comunicación

“Los medios de comunicación son capaces de crear tendencias de preocupación colectiva, indicando a la sociedad sobre qué temas hay que pensar y cuáles deben ser las preocupaciones”, afirma en su tesis doctoral sobre la violencia de género, la escritora experta en feminismo, Nuri Varela Menéndez.

Por: Gabriel Usma

Los medios masivos de comunicación, culpables y encargados de recalcar diariamente en su contenido actos violentos, episodios que alientan a la misoginia, hechos machistas que degradan a las mujeres, sucesos amarillistas donde exageran las características masculinas y le atribuyen una dudosa superioridad marcada por la hombría; son una muestra clara de cómo la información circundante sobre violencia de género es abordada de manera obtusa y sesgada, contribuyendo al poco análisis del problema real y manteniendo una postura alejada del enfoque de género.

Esta forma de comunicar la violencia de género, convierte a los medios en un vehículo opresor encaminado al dominio y direccionamiento de un imaginario donde las mujeres son culpables y se las revictimiza de toda situación en su contra, lo que genera un discurso masivo que potencia interpretaciones machistas y no se desenreda más allá de los enunciados del lenguaje.

Vivir en un país donde la desigualdad es normalizada, los problemas carecen de solución, el patriarcado no tiene fronteras y los medios se limitan a informar sobre temas coyunturales, llevando a la sobreinformación por la abundancia noticiosa y a la banalización de ciertos temas; demuestra que más allá de la pandemia y las evidencias que ha dejado, ésta no es el problema principal de muchas naciones. La COVID – 19, además de causar lamentables hechos y distanciar la sociedad, alejó a las personas de la realidad mediática diaria de analizar las desigualdades, enfrentar la opresión, indagar por las injusticias, rechazar la violencia, humillación y discriminación que viven las mujeres por actos y discursos machistas que son regulares en los medios, quienes carecen de un enfoque de género y obstaculizan la mitigación del problema real; a saber, la violencia patriarcal enquistada en la sociedad y sus múltiples expresiones como los feminicidios, los transfeminicidios, acoso y abuso, inequidad, entre otras.

#MujeresReescribenMujeres. Titular escrito por Camila Granados
#MujeresReescribenMujeres. Titular escrito por Juanita Gómez
#MujeresReescribenMujeres. Titular escrito por Sandra Ramírez

Cuando hablamos de violencia de género en los medios de comunicación, nos referimos al manejo que desde salas de redacción, comités editoriales e investigaciones periodísticas se le da a titulares y su contenido noticioso, por lo que es necesario tener claro lo que implica asumir un enfoque de género; por ejemplo, según el Ministerio de Justicia en el documento “Enfoques de Género y Diferencial” elaborado en 2019, sólo se puede implementar teniendo en cuenta el enfoque diferencial y de derechos, lo que confirma que reconocer las diferencias de género son sólo la punta del iceberg de la manera en como nos comunicamos y comunican temas trascendentales y a su vez cotidianos.

La omisión del nombre de la mujer en una noticia sobre ella, atribuir carácter sentimental a un crimen, apelar a la apariencia, justificar machismos; entre otras, es un estado recurrente de los medios y por esto muchos de los titulares tienen un enfoque equivocado al cosificar, revictimizar o sexualizar a la mujer y no dar cuenta efectiva de lo que se denuncia, lo que resulta problemático puesto que los medios al tener visibilidad y alcance cumplen un rol social que debería contribuir al esclarecimiento de situaciones que atentan con la integridad y dignidad de las mujeres.

Dentro las estrategias para luchar en contra de esto, cabe destacar la campaña ‘Mujeres Reescriben Mujeres’, una iniciativa del periódico El Tiempo (2019), que si bien ya no está vigente, fue preparada para que periodistas mujeres retitularan noticias con el fin de rechazar el machismo que persiste en los medios de comunicación y neutralizar por medio del lenguaje, insinuaciones tendenciosas sobre el comportamiento de mujeres, acciones en su contra o situaciones de su cotidianidad.

Es importante precisar que el enfoque de género debe persistir en todos los escenarios de la vida y no sólo en los enunciados periodísticos, por lo cual se recomienda abordar ante toda situación un enfoque de derechos donde se analicen las condiciones de igualdad y sean tratadas con justicia, también se requiere un enfoque diferencial que permita ver las dinámicas de discriminación y exclusión social; un enfoque de interseccionalidad para determinar,  estudiar y responder a la problemática, y por último un enfoque psicosocial que detalle las afecciones de las personas. No sólo es crear conciencia social y dejar que los inconvenientes, molestias, trabas y atentados contra la dignidad de las mujeres las conviertan de nuevo víctimas, lo relevante es analizar las circunstancias que desencadenan dichos actos, su prevalencia y cómo poder darle fin.

Dichas conjeturas entre género y sexo, enfoque, identidad y violencia de género son temas de poco valor para los medios, en tanto no aplican desde sus contenidos los usos adecuados del lenguaje directo y asertivo, por lo cual, esta situación permite caer en un desconocimiento del abordaje feminista y sus reivindicaciones y pone en riesgo a las mujeres y su dignidad.

Por suerte, así como existe un periodismo que poco interés tiene en dignificar a las mujeres al evitar la violencia y la discriminación simbólicas, también existen proyectos serios que buscan dejar de contar noticias como una actividad mainstream mediática que sucumbe al facilismo, que no permite ver más allá del titular ni cuestionarse los problemas que allí habitan. Dos ejemplos de ello son el medio Serosetenta (070) que tiene como propósito mostrar la realidad con investigación profunda y enfoque de género, buscando el entendimiento desde una mirada a los derechos humanos, y el periodismo que propone Volcánicas, cuya forma de buscar respuestas y posibles soluciones a las problemáticas son de fondo feministas y antipatriarcales.

La forma de acercar y ayudar a la sociedad a comprender que la situación en contra de las mujeres es un asunto de índole político, debe partir desde análisis rigurosos que se cuestionen el statu quo y se quiebren años de opresión por medio de un periodismo que encare el discurso hegemónico en el que se revictimiza a las mujeres y no se les da un trato digno; de modo que, abordar la violencia machista con la lupa del enfoque de género permite una transformación de la situación actual y contribuye en esclarecer la realidad que normalizamos e ignoramos: un ambiente machista perpetuo en nuestra sociedad que no llegó con el virus, sino que aumentó con él.

Debemos tener lecturas críticas con los medios que no cumplen con su rol de informar desde la parcialidad, en los que tratan a las mujeres como malhechoras y catalogan sus actos de vandálicos cuando se refieren a la exigencia de ser escuchadas y se las revictimizan por la violencia en su contra; pero sobre todo, debemos optar por informarnos con medios emergentes donde la perspectiva de contar cambie y se hable de feminicidios y no de crímenes pasionales, se profundice en las razones de las marchas y se cuestionen las diferencias salariales entre hombres y mujeres, donde la apariencia no sea la noticia y se garantice un entorno seguro para todas las mujeres desde el lenguaje y las acciones cotidianas.

Tener un accionar claro y determinante como el del medio 070 es admirable, tal como  el periodismo desarrollado por el equipo de trabajo compuesto netamente por mujeres, rigurosas y feministas que ejerce Volcánicas al defender el enfoque de género, diferencial y el de derechos humanos como una de las herramientas para erradicar el machismo, demostrando cómo debe ser la investigación, evaluación, desarrollo periodístico y poniendo en práctica acciones que reivindiquen el papel determinante de la mujer en la sociedad.

¡Abónate a la Tribuna! En Tribuna Cultural tu aporte si genera un cambio.

NUESTROS ALIADOS

REVISTA TRIBUNA CULTURAL #MÁSCULTURA

CONTÁCTANOS

+57  322 8 27 54 13

info@revistatribunacultural.com

  POLITICA DE SEGURIDAD DE DATOS

× ¡Contáctanos!