Por: Luna Ordúz

A través de los años hemos tomado en cuenta los múltiples beneficios  que  trae  la  planta de cannabis, por ejemplo, nuestros ancestros sacaban provecho del cáñamo (subespecie de la planta) para crear fibras extraídas de la especie Sativa  L  y  lo  utilizaban  para construir barcos, ropa, entre otros. Así fue de manera constante hasta los años 30 cuando se dio la prohibición de la marihuana.

La guerra declarada en aquel tiempo sigue vigente hasta nuestros  días.  En  Colombia, hasta el 2018 era prohibido el cultivo de marihuana para la producción textil pero personas como Stéfano Martínez, quien es uno de los emprendedores detrás de la marca ‘Cannabis Natural  Fashion’,  se  encarga de fragmentar el estigma mostrando a la sociedad uno  de  los  beneficios  más provechosos del cáñamo: los textiles.

«Las fibras de cáñamo son una de las fibras naturales más apetecidas en el mercado debido a su versatilidad, Stéfano aclara que la fibra de cáñamo genera una tela que es mucho más suave que la del algodón y su resistencia es superior.»

Esta legendaria tradición se dio en el antiguo occidente y actualmente sigue siendo líder en su producción mundial, tomándose un 50% de ella y apropiándose de la mitad de las 600 patentes internacionales de fibra de cáñamo. China tiene el primer lugar de producción de esta fibra ※esto se debe en parte a que en dicho país no ha existido una prohibición para el uso industrial de dicha planta§, dice Stéfano, seguido de Francia, Alemania y el Reino Unido. Actualmente en Colombia no se conoce algún fabricante directo de tela de cáñamo; sin embargo, Stéfano y su equipo, han intentado llevar a cabo este proyecto, logrando montar una prueba piloto junto a unos indígenas en la región de Cauca, pero esto se ha visto truncado debido a que las licencias que estos procesos requieren tienen precios muy elevados. 

Las fibras de cáñamo son una de  las  fibras  naturales  más apetecidas en el mercado debido a su versatilidad, Stéfano aclara que la fibra de cáñamo genera una tela que es mucho más suave que la del algodón y su resistencia es superior. Es una tela inteligente ya que tiene una  alta  capacidad  térmica “brinda una mayor protección a la piel, además esta tela climatiza mejor al usuario. Es decir, si está haciendo frío la tela de cáñamo tiene la capacidad de dar más calor o viceversa”; además de los anteriores beneficios, este tipo de tela tiene un fácil proceso de teñido, sin contar los múltiples beneficios que deja al medio ambiente. 

En la actualidad, las industrias buscan apostar alternativas de producción amigables con el medio ambiente, pero a su vez  que  gocen  de  calidad, por  eso  mismo,  las  fibras  de cáñamo  empiezan  a  tomar relevancia,  ya  que  desde  su inicio a la hora de cultivar la Sativa  L,  repone  nutrientes vitales en la tierra, además de  que  previene  la  erosión; durante su crecimiento, la planta no necesita insecticidas ni pesticidas ya que tiene un proceso de autodefensa contra las plagas. Adicionalmente se necesita menor cantidad de agua para su preservación, al  igual  que  menor  tiempo de  producción  debido  a  que su crecimiento toma pocos meses  (3)  y  puede  llegar  a medir  más  de  3  metros  a diferencia del algodón, cuyo cultivo se da anualmente y llega a medir un metro, esto es muy provechoso debido a  que  las  fibras  de  cáñamo son extraídas del tallo de la planta.  Stefano  explica  que actualmente  su  organización importa  la  tela  y  agrega  que “la importación de esta materia prima  no  requiere  ninguna licencia especial sencillamente porque  es  tela  y  ésta  está compuesta 55% cáñamo, 45% algodón orgánico. Es una tela 100% ecológica.»

A partir del cáñamo se pueden realizar múltiples y durables tipos de tejido, tales como: 

– Lino: creado a partir del cáñamo puro. 

– Felpa: debido a sus capacidades de absorción 

– Sarga (tela cruzada): de las cuales se pueden obtener los jeans. 

– Sedas: para realizar prendas delicadas y sueltas 

– Pañales: aunque este es una mezcla de cáñamo y algodón, aun así asegura una larga durabilidad y suavidad en la tela. (el cáñamo también tiene propiedades microbacterianas y antibacterianas)

Además de generar un cambio ambiental, a través de su proyecto, Stéfano pretende generar un impacto social para remover los prejuicios hacia la planta de cannabis, ※ya que es una planta que lleva coexistiendo con nosotros por mucho tiempo, incluso mucho antes de que la humanidad llegase a la tierra§. También expresa cómo deberíamos empezar a normalizar la planta a través de sus múltiples beneficios, ofreciendo al mercado una alternativa más para llegar a afianzarse como materia prima de uno de los usos más cotidianos de la sociedad como son las prendas de vestir. ※En vez de esconderla, la mostramos como algo natural y algo normal que puedes llevar estampada en una camisa o en un par de jeans, y esto no te hace &drogadicto* o ladrón; adicionalmente tenemos como objetivo romper un tabú: así como puedes llevar una camiseta estampada con girasoles, también puedes llevar unos jeans de cannabis§. 

A pesar de toda la situación que  nuestro  país  ha  atravesado con la problemática del  narcotráfico,  Stefano  cuenta que su equipo y su organización han recibido elogios, mostrando que a través del sano uso de la marihuna pueden resultar grandes cosas y derivados como la ropa y generar una transformación innovadora en las industrias.


× ¡Contáctanos!