Seleccionar página

De grandes a niños, relatos de infancias arruinadas

Con el paso de los años, el crecimiento y las responsabilidades para muchos es inevitable extrañar la niñez, ese momento donde sólo teníamos que salir a jugar, rasparnos las rodillas, ensuciar nuestra ropa y llorar cada vez que mamá decía que no quería comprarnos un dulce o una gaseosa. En muchas ocasiones estos fueron los años más hermosos para algunas las personas, pero ¿Lo habrá sido para todos?

Diego Mauricio De La Rosa | 5 de agosto de 2021

En muchas ocasiones la respuesta a esta pregunta es un no, debido a una mafia compleja y criminal que se ha tejido alrededor de la niñez, que atenta contra su integridad y desde luego su futuro, que permea sus personalidades y que convierte su vida en un infierno desde el día que entran en ella. Esta se genera en torno a la pederastia y la pornografía infantil, una problemática que a pesar de las luchas y las denuncias sigue siendo una realidad.

Omar González integrante del proyecto Problemáticas de la Niñez en el México Contemporáneo, de la Escuela Nacional de Trabajo Social de la UNAM, brinda cifras alarmantes sobre el tema de abusos sexuales hacia menores de edad. “Para la Organización Mundial de la Salud 1 de cada 5 mujeres y 1 de cada 13 hombres declaran haber sufrido abusos sexuales en la infancia; sin embargo, se manifiesta que sólo el 1% de estos acuden a buscar ayudas profesionales lo cual puede aumentar las cifras y hacer mucho más siniestro el panorama de los niños siendo vulnerados en sus derechos y silenciados por el miedo y la vergüenza que generan sus abusadores.

Estos números que generan preocupación según la OMS se trasladan a las sociedades de países como Colombia donde, según un informe del Instituto de Bienestar Familiar (ICBF) entre el año 2014 y 2018 hubo un aumento considerable en los abusos hacia niños, niñas y adolescentes, ya que pasó de 7.096 casos en el 2014 a 12.945 en el 2018. Esto no es más que la muestra de un ataque sistemático a la niñez por parte de una sociedad que normalizó los abusos y sigue vulnerando la niñez.

En ese orden de ideas, se suma a una serie de casos polémicos y reconocidos dentro de la sociedad colombiana que dejan huellas imborrables en la memoria colectiva y se convierten en los mártires de la lucha contra el silencio y la impunidad. Uno de ellos es el de Yuliana Samboní, niña de escasos recursos que fue secuestrada, violada y asesinada por Rafael Uribe Noguera el 4 de diciembre del 2016. De este caso que desató una serie de polémicas, se envió al culpable a la cárcel y surgió todo un movimiento de protesta contra la pederastia en el país y que hoy, casi 4 años después, sigue generando polémica después de que, por medio de la ley 65 de 1993 por medio de trabajos y estudios lograra acceder al derecho de una rebaja en su pena y que cuestiona a los expertos frente a los castigos y las normativas que se generan para este tipo de delitos en el país.

Dejad Que Los Niños Vengan a Mi – Juan Pablo Barrientos

Por otro lado, aparece la Iglesia Católica y una serie de escándalos que han surgido por delitos de pederastia y que fue denunciada por Juan Pablo Barrientos en su libro “Dejad que los niños vengan a mí”. “Esto no es un caso aislado, es un patrón de comportamiento no sólo de los crímenes perpetrados sino de un esquema desplegado para la protección de los criminales”, manifiesta Juan Pablo en un fragmento de su libro demostrando que las organizaciones judiciales no han sido más que promotoras de estas prácticas por medio de esconder la verdad, excusar sus actos en el derecho canónico y aprovechar situaciones de pobreza, ausencia paterna, vulnerabilidad, fe y confianza de las familias devotas a su creencia para abusar de niños que, en muchas ocasiones, no tienen medios para hacer denuncias y mueren con el tiempo, con el silencio cómplice de aquellos que cada domingo salen a profesar valores y paz.

Por eso no es en vano, ya que en su obra literaria menciona un nombre importante en la lucha contra la pederastia: David Hickton, éste es un ex fiscal de Pensilvania, Estados Unidos que sugirió investigar a la Iglesia amparados en la Ley Rico, que es la encargada de perseguir a la mafia y el crimen organizado, ya que según su criterio la Iglesia Católica cumple los requisitos para ser analizada como una estructura criminal transnacional por sus estructuras de encubrimiento y estrategias para lograr la impunidad, no obstante, en la ley colombiana se juzga como un delito normal excluido de los derechos canónicos. “Los delitos de la pederastia en la iglesia católica se juzgan como el de cualquier otro ciudadano. Pese a que son autoridades eclesiásticas dentro de su sistema, frente al Estado colombiano son juzgados de la misma manera.” Cuenta Andrea Bernal, abogada de la Universidad de los Andes y especialista en Derecho Penal de la Universidad del Rosario.

Este, como cualquier tema de la actualidad ha logrado adentrarse a las redes y esparcirse por Internet generando ahora problemáticas y peligro para la navegación en la web por parte los menores. Es allí donde aparece una mujer que llamaremos “Fernanda” en pro de cuidar su identidad, que por medio de un perfil falso en Facebook comenzó a indagar en grupos de dicha red social donde se reparten contenidos, se ofrecen servicios y se invita a la gente a participar en grupos de redes como Telegram para la difusión y consumo de pornografía infantil. Esto en un 18 www.revistatribunacultural.com intento de normalizar este tipo de comportamientos por medio de un movimiento llamado MAP, que en inglés significa “Minor-Attracted Person” y que traduce “Persona Atraída por Menores”.

“Yo comencé a indagar en redes frente al movimiento MAP, encontré muchas páginas donde aparecían pantallazos, publicaciones, fotos, grupos y demás con vídeos de pornografía infantil y ofrecían los vídeos por grupos de otras plataformas. Con un perfil falso comencé a buscar los nombres de los hombres que comentaban en estos grupos y comencé a encontrar una serie de perfiles de niñas muy menores, una que parecía de alrededor de 7 años, pero que era muy famosa, los comentarios en las fotos de la niña eran abrumadores y obscenos y la gente pidiendo servicios, vídeos y demás, son muchos perfiles y es evidente que son adultos tras las cuentas de las niñas”. Cuenta Fernanda que se pregunta por qué en redes como Facebook hay censura para opiniones políticas, pero se pueden encontrar grupos y contenidos sin pudor con temas de pornografía infantil.

Esto según Axel Díaz, abogado Senior de Adalid Corp y experto en seguridad y delitos informáticos menciona el tema de los algoritmos que tiene Facebook para censurar. “Los algoritmos están dirigidos hacia censurar los mensajes de odio y ataques por ofensas en Facebook… También hay un tema de falta de protección de la infancia y los menores para limitar su acceso a las redes sociales, esto permite que los niños tengan mayor tranquilidad y que sus padres se cohíban de generar perfiles para sus hijos y demás, las redes sociales no están teniendo en cuenta que los niños mayores de 14 años pueden tener muchos riesgos con sus contenidos por todos los criminales y depredadores que hay en la red”.

A raíz de los escándalos, las cifras alarmantes y las denuncias de las Redes Sociales se genera una preocupación frente al papel que cumple la sociedad y el Estado de cara a la protección de la infancia y la garantía de su seguridad. No obstante, según Andrea Bernal, abogada penalista existen una serie de políticas públicas establecidas como la Ley 1098 de 2006, “mediante la cual se previó la prohibición expresa de conceder la libertad condicional o la suspensión de la ejecución de la pena, acceder a rebajas por aceptación anticipada de responsabilidad, entre otras, a personas que fuesen condenadas, entre otros delitos, por aquellos que atenten contra la libertad, integridad y formación sexuales, o secuestro, cometidos contra niños, niñas y adolescentes.”

Para la parte de delitos informáticos y abusos por medio de la Red se logró hablar con Juana Paris, Jefe de Monitoreo en Garantía de los Derechos de Red PaPaz, quien conoce más las estrategias gubernamentales para mitigar estos delitos informáticos. “El país cuenta con programas como ´En TIC Confío´ del MIN TIC y ´Te Protejo´, además de los bloqueos preventivos obligatorios para las ISP cuando la DIJIN emite una orden por medio del listado unificado de URL del MIN TIC. El ICBF cuenta también con la línea 141 donde se pueden reportar dichos casos.”

A pesar de estos mecanismos, de otra serie de políticas y de las denuncias que se realizan, la vulneración de los derechos de los niños es una problemática de índole social importante, la cifras de abuso, abandono y reclutamiento en Colombia siguen en aumento según el ICBF y la poca conciencia social al respecto es preocupante, no hay que olvidar casos como el de Daniel Eduardo Osorio quien se suicidó manifestando que había sido abusado sexualmente por curas del Colegio San Viator y que quedó en el olvido, o el nombre de Yuliana, esa inocente niña que vio sus sueños truncados en manos de un ser que creyó ser dueño de su cuerpo y su libertad, del mensaje de los niños que sufren, lloran, mueren de hambre o caen en las perversas manos de los abusadores que satisfacen sus peores aberraciones en su ser, de querer y proteger a los niños, niñas y adolescentes, de pensar el futuro y seguir luchando por acabar con los ataques contra la infancia, para poder decirle feliz día a todos los niños del país.

“No hay que olvidar casos como el de Daniel Eduardo Osorio quien se suicidó manifestando que había sido abusado sexualmente por curas del Colegio San Viator y que quedó en el olvido o el nombre de Yuliana, esa hermosa niña que vio sus sueños truncados en manos de un ser que creyó ser dueño de su cuerpo y su libertad”.

...

NUESTROS ALIADOS

REVISTA TRIBUNA CULTURAL

CONTÁCTANOS

(+57)  322 82754 13

info@revistatribunacultural.com

  POLITICA DE SEGURIDAD DE DATOS

× ¡Contáctanos!